domingo, 28 de abril de 2013

Paisaje casi mineral



 Músculos poderosos y pelaje que da la impresión de salirse de la imagen. Un caballo. Real, vivo, potente...tanto que podría parecernos un ser fantástico, imaginario. Pero no: ninguna de nuestras fantasías puede superar lo existente, la realidad. Podemos combinar de diferentes maneras fragmentos de ella para convencernos de que nuestras quimeras son algo nuevo, algo que hemos creado. 
Inmovil, la cabeza enmarcada por crines blancas, se perfila ante un paisaje casi mineral, punteado levemente de amarillo y  pinceladas verdes. ¿Mira? ¿Piensa? ¿Descansa? Quizá esté, simplemente. Pura vida.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada