domingo, 31 de marzo de 2013

Cruce



Un cruce de calles, jardines...día frío empapado de agua en forma de nube, de nieve y de hielo. No es un lugar exótico, al menos para nosotros, y sin embargo, la mirada se queda enroscada entre las ramas del árbol de agua. Sentimos en los ojos el frío seco y blanco que se va adentrando en el cuerpo. Olemos el silencio de los flecos de nieve y nos deslumbra tenuemente la luz que rebota entre nubes y árboles.
La Naturaleza nos deslumbra siempre, en paisajes infinitos o en rincones tras cualquier curva de un camino. No siempre es amable y por ello construimos refugios donde, a veces, resguardarnos de ella: de este mismo frío, de esta misma luz que nos hiela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada