miércoles, 5 de diciembre de 2012

Una Gioconda



Una Gioconda, de expresión no tan dulce como ella, atraviesa las sombras. Ampliemos la imagen de su cara: los ojos taladran lo que miran. Una mujer protagonista de su historia. 
Ella misma luz y sombra se abre camino también entre sombras y luces de la calle nocturna que insinúa sus recovecos.
La otra figura, un hombre, ¿la mira? Es difícil no hacerlo. Dos figuras solitarias que se cruzan un instante. La ciudad se va escondiendo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada