viernes, 30 de septiembre de 2011

Oro


En el taller, el serrín se acumula.  Es "el oro de la empresa", afirman los trabajadores. Cierto, pero más cálido , más carnoso, menos brillante. Casi se siente el olor en la foto. Y el  taller, como los huertos, como las masías reconvertidas en restaurantes o bibliotecas nos dicen que el pasado  en este lugar se ha ido convirtiendo en  presente, sin perderse del todo. Porque La  Clota, este barrio/pueblo  "escondido" entre Guinardó, Carmelo y Nou Barris, tiene un  pasado rural  visible en muchas de sus calles:  antiguos lavaderos y  pozos;  masías, mansiones y casas bajas  -algunas con huertos-.Y es que dentro de Barcelona existen aún bastantes rincones lejos de la riada uniformadora.Y eso la salva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada